EN DEFENSA DE LA REIAL SENYERA DEL PUEBLO VALENCIANO

1008806025

Negar la importancia cristiana de la actual sociedad valenciana es como rechazar nuestro pasado musulmán, cuyas raíces han hecho más bello el árbol de la cultura valenciana. Nuestro pasado nos ha convertido en pueblo, en lo que somos. Y ahora algunos, a golpe de progresía barata, pretenden quitarnos esa riqueza desde una intelectualidad facha de acabar con todo lo que no les gusta. Porque ni lo conocen, ni lo entienden. Ni obviamente lo comparten. (Tampoco lo han vivido, ni se han preocupado). Las batallas entre moros y cristianos se extendió durante ocho siglos y fue batalla pero también convivencia. Lo que deberíamos aprender es que de aquella convivencia surgió lo que hoy es nuestra cultura valenciana, nuestra identidad como pueblo. Por mucho que algunos se empeñen en seguir haciendo de la confrontación su proyecto de futuro para los valencianos.

La Real Senyera – reconocida por el Estatut d’Automia – nació en 1377 (de la mano de Pere II El Cerimoniós) y desde entonces ha estado siempre presente en los actos más importantes que hayamos celebrado el pueblo valenciano [coronada por un azul al menos documentado desde 1410.]. El tedeum de la catedral es uno de esos actos que siempre ha capitaneado la Senyera, por su importancia religiosa pero también cultural y civil. Siempre, a excepción de la época en que gobernaron los socialistas, siendo Ricard Pérez Casado y Clementina Ródenas alcaldes de la ciudad.

Con el gobierno de Rita Barberá (1991) no se impuso la entrada de la Senyera en la Catedral, como algunos indocumentados – de manera tendenciosa y con una intencionalidad clara – pretenden ahora hacer creer. Lo que se hizo fue recuperar un acto que durante siglos se había celebrado y que los socialistas quitaron por su interés político. ¿Quiénes son los que usan a su antojo la Senyera?

Nadie puede obligar a ningún cargo electo a entrar en la Catedral – aunque no deberían de olvidar que con su cargo va nuestra representación, también la de los católicos y cristianos -. Pero patéticamente parece que es más “popular” defender el laicismo que simplemente, de una manera educada, participar de un acto histórico que van a borrar de nuevo. Entrar en una catedral no les convierte a ustedes en beatos de la misma manera que acudir a un tanatorio no nos convierte en muertos. Es cuestión de inteligencia emocional – algo que no abunda -.

No me entra en la cabeza que quienes hablan siempre de interculturalidad, respeto e integración lo hagan defendiendo otras religiones – pero no la cristiana – y otras culturas, que no la valenciana. Lo de enfrente parece, siempre les gusta más. Pero a mí me gusta lo mío, lo nuestro. Y aunque suene provinciano y tradicionalistas para muchos: soy valenciano y valencianista. Sin complejos.

El problema es que políticamente les es muy rentable enfrentarse a la Iglesia Católica: pero con el tedeum no se falla a un acto religioso, se va contra una tradición del pueblo valenciano que quieren borrar de un plumazo. Siglos y siglos de historia por los aires, a cambio de un titular que les acerque al cielo de la progresía – o a su infierno -.

En 1365, Pere II de Valencia formó una milicia valenciana – El Centenar de la Ploma – para custodiar la Senyera valenciana: cien hombres con una pluma en el yelmo para defender la principal seña de identidad de nuestro pueblo. Este “Centenar de la Ploma” guiaba a la senyera valenciana en las batallas y la acompañaba en las fiestas y celebraciones: estamos hablando del siglo XIV, “un poco antes” de Rita Barberá – y entiéndase la ironía. No llevar la Senyera al tedeum es el primer paso para “descafeinar” nuestro valencianismo y convertirnos a golpe de decreto en lo que no somos. Frente a eso, la defensa de nuestras señas de identidad: una defensa que nos corresponde a todos.

Los valencianos hemos sido íberos, fenicios, púnicos, romanos, árabes y cristianos. La mezcla de nuestra evolución nos ha hecho ser un pueblo rico y con esplendor: una riqueza que ni podemos prestar ni debemos someter.

¿Qué pretenden hacer con nuestra Missa d´Infants, la procesión de la Mare de Déu, las danzas de la Moma, las rocas del Corpus o los milagros de San Vicente? Porque claro, puestos a borrar todo lo que “huela a cristiano” para que Valencia sea laica y laicista, habrá que ver como tiembla el calendario de tradiciones y cultura valencianas que nuestra historia nos ha regalado durante siglos. No debemos renunciar a nosotros. Y eso es lo que pretenden. Éstos, que son los que luego celebran el ramadán por twitter para mostrarnos su talante “progre”, no tienen ningún miramiento para cargarse de un plumazo lo que es de todos y lo ha venido siendo desde hace siglos porque les sabe rancio… Lamentablemente, los rancios son ellos (aunque se disfracen).

Los valencianos hemos sido íberos, fenicios, púnicos, romanos, árabes y cristianos. La mezcla de nuestra evolución nos ha hecho ser un pueblo rico y con esplendor: una riqueza que ni podemos prestar ni debemos someter.

Como calculo que habrá quien intente decir que no puedo defender la cultura valenciana sin usar nuestra lengua, y como yo utilizo indistintamente las dos, procedo a traducir el texto a continuación para quienes prefieran disfrutar de la lengua “més dolça del món”:

Negar la importància cristiana de l’actual societat valenciana és com rebutjar el nostre passat musulmà, les arrels que han fet més bell l’arbre de la cultura valenciana. El nostre passat ens ha convertit en poble, en el que som. I ara alguns, a colp de progressisme barat, pretenen llevar-nos eixa riquesa des d’una intel·lectualitat fatxa d’acabar amb tot el que no els agrada. Perquè ni ho coneixen, ni ho entenen. Ni òbviament ho comparteixen. (Tampoc ho han viscut, ni s’han preocupat).

Les batalles entre moros i cristians es va estendre durant huit segles i va ser batalla però també convivència. El que hauríem d’aprendre és que d’aquella convivència sorgí el que hui és la nostra cultura valenciana, la nostra identitat com a poble. Per molt que alguns s’obstinen a seguir fent de la confrontació el seu projecte de futur per als valencians.
La Reial Senyera – reconeguda per l’Estatut d’Autonomia – va nàixer en 1377 (de la mà de Pere II El Cerimoniós) i des de llavors ha estat sempre present en els actes més importants que hàgem celebrat el poble valencià [coronada per un blau almenys documentat des de 1410.]. El tedeum de la catedral és un d’eixos actes que sempre ha capitanejat la Senyera, per la seua importància religiosa però també cultural i civil. Sempre, a excepció de l’època en què van governar els socialistes, sent Ricard Pérez Casado i Clementina Ródenas alcaldes de la ciutat.

Amb el govern de Rita Barberá (1991) no es va imposar l’entrada de la Senyera en la Catedral, com alguns indocumentats – de manera tendenciosa i amb una intencionalitat clara – pretenen ara fer creure. El que es va fer va ser recuperar un acte que durant segles s’havia celebrat i que els socialistes van llevar pel seu interès polític. Qui són els que usen al seu antull la Senyera de tots?

Ningú pot obligar a cap càrrec electe a entrar en la Catedral – encara que no deurien oblidar que amb el seu càrrec va la nostra representació, també la dels catòlics i cristians -. Però patèticament sembla que és més “popular” defensar el laïcisme que simplement, d’una manera educada, participar d’un acte històric que van a esborrar de nou. Entrar en una catedral no els converteix a vostès en beats de la mateixa manera que acudir a un tanatori no ens convertix en morts. És qüestió d’intel·ligència emocional – alguna cosa que no abunda -.
No m’entra en el cap que els qui parlen sempre d’interculturalitat, respecte i integració ho facen defensant altres religions – però no la cristiana – i altres cultures, que no la valenciana. Allò d’enfront sembla, sempre els agrada més. Però a mi m’agrada lo meu, lo nostre. I encara que sone provincià i tradicionalista per a molts: sóc valencià i valencianista. Sense complexos.

El problema és que políticament els és molt rendible enfrontar-se a l’Església Catòlica: però amb el tedeum no es falla a un acte religiós, es va contra una tradició del poble valencià que volen esborrar d’una plomada. Segles i segles d’història per l’aire, a canvi d’un titular que els acoste al cel de la progresia – o al seu infern -.

En 1365, Pere II de València va formar una milícia valenciana – El Centenar de l’Emploma – per a custodiar la Senyera valenciana: cent homes amb una ploma en el elm per a defensar el principal senyal d’identitat del nostre poble. Este Centenar de la Ploma guiava a la senyera valenciana en les batalles i l’acompanyava en les festes i celebracions: estem parlant del segle XIV, “un poc abans” de Rita Barberá – i entenga’s la ironia.

No portar la Senyera al tedeum és el primer pas per a “descafeïnar” el nostre valencianisme i convertir-nos a colp de decret en el que no som. Enfront d’açò, la defensa dels nostres senyals d’identitat: una defensa que ens correspon a tots.

Els valencians hem sigut íbers, fenicis, púnics, romans, àrabs i cristians. La mescla de la nostra evolució ens ha fet ser un poble ric i amb esplendor: una riquesa que ni podem prestar ni hem de sotmetre.

Què pretenen fer amb la nostra Missa d´Infants, la processó de la Mare de Déu, les danses de la Moma, les roques del Corpus o els miracles de Sant Vicent? Perquè clar, posats a esborrar tot el que “faça olor a cristià” perquè València siga laica i laïcista, caldrà vore com tremola el calendari de tradicions i cultura valencianes que la nostra història ens ha regalat durant segles. No hem de renunciar a nosaltres. I açò és el que pretenen. Estos, que són els que després celebren el ramadà per twitter per a mostrar-nos el seu tarannà “progre”, no tenen cap mirament per a carregar-se d’una plomada el que és de tots i ho ha sigut des de fa segles perquè els sap ranci… Malauradament, els rancis són ells (encara que es disfressen).

Anuncios

El comercio de Mislata necesita a su Ayuntamiento

Acem Julio 2015 El comercio de MIslata necesita a su Ayuntamiento


Artículo publicado en el diario PARLEM MISLATA, editado por ACEM, con fecha de Julio de 2015.

El comercio de Mislata necesita a su Ayuntamiento

Las políticas económicas del gobierno de Rajoy han logrado un cambio de tendencia que se traduce en creación de puestos de trabajo y reducción del número de parados. Pero hay que seguir trabajando, hay que generar aún mayor confianza; y, para ello, las administraciones públicas y privadas se han de dar la mano.

Los buenos datos económicos que el gobierno de Rajoy viene anunciando desde hace meses solo se convertirán en “realidad palpable” si quienes gestionan el bien municipal son capaces de convertir esa macroeconomía en economía doméstica, de manera que la paulatina mejora filtre en la sociedad y acabe por mejorar nuestro día a día. De nada sirve quedarse en un titular de prensa o en una foto: el comercio local necesita de ayuda, de una ayuda real que lo ponga a la cabeza como motor económico de la ciudad.

Antes de la campaña electoral, visité uno a uno todos los comercios de nuestro pueblo y todos me trasladaron la misma sensación: el Ayuntamiento no solo no ayuda, sino que pone problemas que dificultan la vida diaria de nuestros comerciantes. Frente a esa trinchera, la nueva mayoría absoluta socialista tiene que dejar atrás sus prejuicios y ponerse las pilas. La nueva concejal de comercio recibe un menú de difícil digestión tras el abandono que el comercio en Mislata sufrió los últimos cuatro años y que el PP denunció por activa y por pasiva. Pero por delante, tiene la opción de tomar las riendas de su concejalía y defender al comercio como patrimonio local. Ése y no otro debe de ser el camino por el que andar el futuro que Mislata necesita.

Antes de la campaña electoral, visité uno a uno todos los comercios de nuestro pueblo y todos me trasladaron la misma sensación: el Ayuntamiento no solo no ayuda, sino que pone problemas que dificultan la vida diaria de nuestros comerciantes.

No se puede abocar al olvido al comercio local, ni a nuestros emprendedores, ni a los empresarios que generan riqueza en el municipio. Eso, sin olvidar el papel social del propio comercio que dota de vida a Mislata. La encrucijada es sencilla: el Ayuntamiento debe de dar un paso adelante y ponerse junto al comercio, que en los últimos años y gracias a la labor de ACEM ha sabido proponer campañas de promoción que el gobierno había olvidado. Es un tiempo nuevo, una segunda parte de partido donde el comercio espera de quienes le gobiernan el apoyo que hasta ahora se les negó. El PP seguirá construyendo y proponiendo, vigilando que no se asfixie más al comercio local. Nuestras 50 propuestas para un comercio mejor están a disposición del nuevo gobierno y son una buena carta de medidas que los comerciantes requieren. Nuestra voluntad, al fin y al cabo, es que el comercio tenga apoyo. Porque es urgente. Porque es justo. El comercio de Mislata necesita a su Ayuntamiento.

Una decisión

Han pasado los días suficientes como para valorar el resultado de las elecciones de una manera más reposada. No me gustaron los resultados, los respeto obviamente porque son la decisión popular, pero no eran los que esperaba. A mí las cosas me gustan claras, siempre lo he hecho así e, inevitablemente, para mis amigos y para los que no me toleran, es algo que no pienso cambiar.

Trabajamos duro, proyectamos con ilusión y durante dos años intentamos recuperar un partido descompuesto, apartado de la calle y al que la ciudadanía ya le había dado la espalda en 2011. Dio igual. Lo que algunos han llamado el “tsunami” arrasó por igual y en todos los pueblos a la marca de nuestro partido. Lo que opino al respecto de esto dará para otras entradas en el blog. Pero lo que hoy me trae a escribiros es la toma de una decisión.

La prensa ha anunciado hoy que dos de mis compañeros, Tatín y Gloria, no tomarán posesión como concejales. Al leerlo en prensa he echado en falta el valor que ambos han tenido para tomar una decisión en beneficio del partido anteponiéndolo a cualquier interés personal. Y esto, que tanto se echa en falta en la politica, ha servido para que algunos acérrimos – acérrimos de otros o de otras cosas – hayan disparado, sin cuartel, una vez más…

El día 25, tras la debacle electoral de nuestro partido, convoqué al Consejo de Dirección y trasladé mi disposición a abandonar el cargo si consideraban que debía de hacerlo tras los resultados de la noche anterior. Fueron mis compañeros quienes dijeron que no, que la labor emprendida tras el congreso de 2013 debía continuar y que los lamentables resultados no eran culpa de servidor. Agradecí el gesto de quienes así hablaron, pero entendí que era mi obligación poner a disposición el cargo para que fueran ellos quienes valorasen las mejores vías de futuro. Si me hubieran pedido que me fuera, me habría apartado. Me pidieron que continúe, y desde el día uno lo hago de nuevo con toda la intensidad y con todas las ganas.

En esa misma reunión, Gloria dio un paso al frente y dijo que la acción del partido debía reiniciarse ya. Y que, además, debía de hacerlo con caras nuevas para un proyecto nuevo. Anunció que no tomaría posesión como concejal y se ponía a mi disposición para trabajar por el futuro del Partido. Acto seguido, Tatín, se expresó en los mismos criterios. Sé de las ganas que los dos tendrían de haber conformado gobierno porque no han hecho otra cosa que trabajar por Mislata siempre. Y sé, que los dos, sabían de la marea de ataques que supondrá su decisión. Pese a ello, dieron un valiente y responsable paso adelante y abrieron la puerta al futuro del partido.

He tomado unos días de vacaciones. Días que me han servido para descansar primero y para evaluar, decidir, pensar… Me hubiera encantado que siguieran el camino conmigo, pero sobre todo personalmente. La decisión personal que han tomado, política además, es la que es y entiendo que beneficiará al Partido Popular de Mislata reincidiendo en una renovación urgente que la ciudadanía ha reclamado. Pero no les negaré el valor de haber tomado una decisión que por dura y difícil les subraya aún mejor como personas.

Frente a eso, mi respeto y mi consideración. Mi agradecimiento por la labor que han desarrollado y que vendrán a desarrollar. Es una muy mala época para los polítiicos, especialmente para los del Partido al que represento, solo espero que el tiempo dé y quite razones y sobre todo reconozca la valía de quienes son capaces de sacrificar lo personal por el bien común.

Este partido necesita este tipo de gestos. Y otros nuevos. Habrá cambios sustanciales. Los habrá sin duda alguna para seguir consolidando al Partido Popular de Mislata. Cuando los vientos soplen a favor, tenemos que estar preparados como una opción para los ciudadanos. Todo lo demás es artificio.

Entiendo que la gente nos pide a los políticos que seamos claros, que seamos más transparentes, que contemos más. Bueno, yo lo he intentado siempre. Pero seguiré mejorándolo, espero. En cualquier caso, hoy es el día cero para muchas cosas… Emprendamos el mejor camino desde hoy. Nos hace falta. A todos.

DOS AÑOS TRABAJANDO PARA LA RENOVACIÓN DEL PARTIDO POPULAR DE MISLATA

305979_476599419080536_493354322_n

Hoy es 13 de abril de 2015, festividad de Sant Vicent, es segundo aniversario desde el congreso local del Partido Popular de Mislata. Así que hoy, pues, hace dos años que presido el PP y que emprendimos un camino sin retorno dentro de nuestra casa marcado por tres intenciones claras: el futuro, la renovación y el compromiso.

El futuro, porque había que devolver el partido a la calle y ponerlo a disposición de la ciudadanía para ser una opción seria y posible de gobierno para Mislata como creo que lo es hoy en día. De renovación porque tal y como me comprometí en la campaña previa a aquel congreso, había que “sacsar” que decimos los valencianos, sacudir, una estructura inmovilizada y tal vez olvidada para recuperar la participación del propio afiliado y convertir el partido en un espacio de diálogo y de representación. Y de compromiso porque solo así entiendo la política, que es la forma de gestionar el bien común para conseguir mejores fines, mejores metas.
Han pasado dos años donde quien os escribe habrá cometido errores y aciertos, pero donde desde luego ni me ha faltado la buena intención ni las horas de trabajo para llevar adelante un buen proyecto de partido. Hoy, considero, el Partido Popular de Mislata es un colectivo que representa a más personas, que está más próximo a la ciudadanía que ninguna otra opción y que  se ha convertido en el mejor altavoz contra los abusos de quienes no saben hacer de la política un espacio de consenso y trabajo colectivo. Como dije, han habido muchos aciertos y probablemente algún error, pero lo que sí que ha existido ha sido un equipo de personas que han creído en el proyecto y que le han dedicado muchas horas. A todos ellos, a quienes confiaron en mí y me llevaron hasta la presidencia de nuestro partido, a quienes se han mantenido con la cabeza alta y han puesto tantas horas de trabajo para llegar hasta aquí, muchísimas gracias. De corazón. A todas y todos. Muchas gracias.

Pero aún queda mucho por hacer, como reza el Partido Popular, aún queda por delante una cita importante como es el 24M, jornada de elecciones municipales, donde en la época más complicada este partido dará lo mejor de sí. No tengo la menor duda de que el PP de Mislata, renovado y comprometido, es una opción de gobierno, la mejor opción de gestión para Mislata y con ese convencimiento saldremos a recuperar la confianza de los mislateros y las mislateras.

Mucha gente me ha dicho que el PP sufrió un castigo en 2011. Yo creo que el castigo lo hemos pagado ya demasiado. Cuatro años de abandono y sin proyecto. Mislata se merece algo más. Se merece futuro. Vamos a por él. ¿Me acompañas?

Hemos vivido una legislatura complicada en lo político, las denuncias por corrupción, la grave crisis que nos ha asolado y la falta de empleo, desde luego, no lo han puesto fácil. Por eso, yo siempre he dicho que era el momento de levantar la cabeza, de pedir perdón por los errores cometidos y de seguir defendiendo al PP como la mejor opción de transparencia, para mejorar la economía y crear empleo. No es fácil. Desde luego. Pero en las tormentas es cuando hacen falta más manos para mantener el timón con buen tino. Ni se abandonan barcos, ni se va a la deriva. Se renueva la fuerza y se apreta para mantener el mejor rumbo. Eso es lo que hay que hacer. Y eso es lo que hemos hecho.

Eso y recuperar la confianza, volver a la calle, de donde nunca debimos separarnos. Los problemas de los mislateros son los nuestros. Y las soluciones que tengamos, habrá que buscarlas para los problemas de nuestro pueblo. Ni más ni menos. Ni más fronteras, ni menos esfuerzos: Mislata es lo primero y el bienestar de los mislateros la meta que debemos alcanzar. Con trabajo, con esfuerzo y con equipo. Y así lo conseguiremos. Estoy convencido.

… El PP de Mislata, renovado y comprometido, es una opción de gobierno, la mejor opción de gestión para Mislata…

En el Ayuntamiento hemos tenido dos años para hacer una férrea oposición a las desatinadas políticas de quien nos gobierna, más preocupado en gastarse el dinero de los mislateros para su promoción que en mejorar la crítica situación de muchas familias mislateras. No lo digo yo, podéis comprobarlo vosotros: Bielsa ha subido los impuestos, ha asfixiado al comercio local y ha dejado sin inversiones nuestro pueblo más allá del dinero que hayan aportado Generalitat o Diputación. A todo ello, hay que sumar la pérdida del 7 y del 29 con el que nos ha castigado el PSOE empeñado en enfrentarnos a cualquier institución que goberanara el PP para mayor gloria y heroicidad de un alcalde imputado, Bielsa, que busca fuera de casa lo que le interesa: su propia promoción personal politica.

Yo voy a ser claro: no tengo mayor meta que ser tu alcalde. El próximo alcalde de Mislata, como me dice mucha gente. Pero no porque quiera una tarjeta de visita con el cargo, sino porque es la opción, la posibilidad, la vía de gestionar nuestro pueblo y hacerlo mejorar. En limpieza y seguridad, desaparecidas durante tres años aunque a dos meses de elecciones el PSOE se intente poner las pilas esperando que olvidemos el abandono sistemático de nuestras calles. En comercio, al que hay que apoyar. En creación de riqueza económica, bajando los tributos y racionalizando el gasto. En juventud, a los que se ha ninguneado. Y en apoyo de nuestros mayores, a los que se les ha recortado ayudas y se les ha echado de su Centro de Día. Recortes sistemático de las políticas sociales.

Estoy convencido de que se puede. Mucho más convencido que hace dos años cuando en contra de lo que muchos podían creer gané la presidencia y me puse a trabajar con mi equipo para regenerar al Partido Popular de Mislata y renovar la vida política de Mislata. Creo que hasta hoy, han sido dos años intensos, cargados de mucha ilusión y no exentos de esfuerzos. Pero merece la pena. Cuando ves el compromiso de los afiliados, cuando compruebas que crece el número de simpatizantes, cuando te acercas a la gente y te devuelven una sonrisa… Merece la pena. Y ahora, que nos jugamos el futuro de Mislata, más.

Mucha gente me ha dicho que el PP sufrió un castigo en 2011. Yo creo que el castigo lo hemos pagado ya demasiado. Cuatro años de abandono y sin proyecto del PSOE. Mislata se merece algo más. Se merece futuro. Y ha llegado el momento de ir a por él. ¿Me acompañas?

LO QUE CREO

bronchud

Estoy ante uno de los pasos importantes de mi vida. Lo sé. Y estoy aquí por dos razones: porque mi trabajo me trajo hasta este punto y porque hay gente que ha entendido que era el lugar desde el que debía seguir trabajando. Es sencillo: no vengo a nada más que no sea trabajar por mi pueblo, Mislata, y hacerlo como lo he hecho siempre, dedicando esfuerzos e ilusiones a mejorar la vida de todos.

En este tiempo tan convulso de la política donde a muchos se les tendría que haber caido la cara de vergüenza – y los hay en todos los partidos – la gente que más y mejor me conoce han entendido mi pasión por la política municipal con una mezcla de tristeza (pensando que estar al frente podría hacerme daño) y de alegría por pensar que gente como yo podemos estar al frente de las responsabilidades de primer orden. Y cuando digo “gente como yo” me refiero a gente que somos vecinos, que hemos tenido problemas en el trabajo, que hemos hecho cola en el paro, que hacemos equilibrios para pagar todos los meses y que, aún con todo, creemos en lo que hacemos sin que nos avergüence la etiqueta que algunos han querido poner con mala olor: ser político.

Ni me siento mejor ni peor que nadie, ni más ni menos honrado, ni más honesto o menos. Sé cómo soy. Sé cómo trabajo. Y quienes me conocen saben que no tolero ni la deslealtad ni la mentira. Son tiempos difíciles, los más difíciles, pero ni escondo siglas ni agacho la cabeza. Yo no valgo para eso.

Durante mis primeros cuatro años como concejal huí de esa palabra, no me gustaba. Ahora, cuando ser político y con carnet del Partido Popular para muchos es una vergüenza, me siento más apremiado que nunca a decirlo alto y fuerte. Hay que dar un paso adelante, siempre. Especialmente cuando las cosas no te gustan y lo que quieres es cambiarlas. Yo lo he hecho.

Y por esta decisión, he encontrado en el camino a gente que me ha juzgado sin escucharme, que me ha tachado de lo que han querido y que me han responsabilizado hasta de la muerte de Manolete. Pero afortunadamente, cuando eso ha pasado, he mirado a esa otra gente que me decía: “más gente como tú es la que hace falta en política”. Ni me siento mejor ni peor que nadie, ni más ni menos honrado, ni más honesto o menos. Sé cómo soy. Sé cómo trabajo. Y quienes me conocen saben que no tolero ni la deslealtad ni la mentira. Son tiempos difíciles, los más difíciles, pero ni escondo siglas ni agacho la cabeza. Yo no valgo para eso.

Por todo ello, hoy, que vengo de pasear junto al mar, quería escribir estas líneas. Son mías. Ni mejores ni peores. Mías. A quienes me conocen les gustarán, porque saben que son verdad. Quienes no me toleran, dirán pestes de ellas. Lo mismo me tiene. No me interesa quien me juzga por el que dicen que es “mi color”, yo que me siento conformado por muchos colores distintos.

Podré equivocarme, eso está permitido. Lo que no haré nunca es engañar a nadie, me enseñaron a eso en casa. Con mayor o menor fortuna hemos llegado hasta aquí, y con mayor esfuerzo seguiré batallando cada día para defender en lo que creo. Y ese proyecto, hoy más que nunca, es Mislata

LAS MENTIRIJILLAS DEL SEÑOR GERENTE

FERNANDODIAZ

fotografía encontrada en el buscador de google

Puedo haberme equivocado muchas veces en la vida, pero no recuerdo haber mentido nunca. Ni haber engañado a nadie. Sé que es raro, en política y en estos días que corren creerme. Pero quienes me conocéis sabéis que es verdad y quienes no, tengo la esperanza de que podáis hacerlo.

Hoy me he dado cuenta una vez más de que la verdad es algo básico. Ayer denuncié que el gerente de la empresa pública NEMASA lleva desde 2013 sin recibirme y sin dar respuesta a mis peticiones, hechas de manera oficial y por registro de entrada. Sabía que la maquinaria electoral de Bielsa, de asesores y comunicación, urdirían rápido una respuesta. Y hoy la hemos encontrado. Según este señor, yo estoy siempre de vacaciones y por eso es imposible reunirse conmigo.

Mi respuesta es muy sencilla. Espero que este señor, repito, este señor, sea capaz de demostrar por escrito lo que ha dicho. Y no puede. Porque ha mentido. A él le da igual. Cobra del dinero que tú y yo le pagamos con nuestros impuestos, pero eso no le obliga a respetarnos. Penoso.

Al gerente de la empresa pública, donde se contrata cómo se contrata y sirve para lo que sirve, le ha bastado con llamarme mentiroso y no tener que demostrar nada. Yo lo que ayer denunciamos, que desde 2013 no nos recibe ni facilita las facturas que solicitamos, lo puedo demostrar con estos escritos que acompañan mis palabras. Pero el no puede demostrarlo. Porque es mentira.

Puede que a este señor, y repito, a este señor, le valga mentir, urdir, trampear, falsear, hacer o deshacer. No lo sé. A mí, desde luego no. Y confío, en que si este señor, repito, este señor se viste por los pies se disculpe tan rápido como me ha insultado o demuestre con escritos que yo he mentido. En cuyo caso, yo me disculparía.

Y tranquilos, porque sé lo que me digo. Llegan elecciones y se ponen nerviosos. Dicen de mí, de nosotros, lo que quieran. Que sigan. Yo me presenté para defender el pueblo en el que vivo y en el que he crecido… Y contra eso: ni sus mentiras, ni sus insultos, ni sus difamaciones…

A mí en la vida me enseñaron que la gente se describe por cómo hace las cosas… Enhorabuena señores, ustedes han dejado muy claro lo que son. Y dan pena.